TANATOLATRÍA (veneración social de la muerte)

HomePaís

TANATOLATRÍA (veneración social de la muerte)

-Por Alvino Villalba   Ya en el siglo XVII, el filósofo inglés Thomas Hobbes había afirmado –como descripción y advertencia– que el “hombre en un l

#Emprendedores ¡Regala mimos para mamá en su día! Ve las mejores opciones en “FINNITO COSMÉTICOS”
OBRAS FANTASMAS VILLA RICA
Hablemos de un emprendimiento Artístico: Arte & Diseño Liz Aguilar

-Por Alvino Villalba

  Ya en el siglo XVII, el filósofo inglés Thomas Hobbes había afirmado –como descripción y advertencia– que el “hombre en un lobo para el hombre” (homo homini lupus) al considerarle un ser salvaje y astuto capaz de cometer las atrocidades más sorprendentes con tal de satisfacer su instinto de supervivencia. El hombre es capaz de todo con tal de sobrevivir, según este fundador de la filosofía política moderna. Para él, el hombre puede despojarse de cualquier moralidad con tal de sobrevivir.

La vigencia de esa afirmación es más que evidente en una parte de nuestra sociedad; pues, algunos han asumido que el objeto tiene más valor que el sujeto, que el dinero o cualquier objeto material están por encima de las personas y no al servicio de ellas; o sea, va disminuyendo y desapareciendo el valor del ser humano y de su vida. Esa misma observación hace el escritor uruguayo Eduardo Galeano al sostener que “vivimos en un mundo donde el funeral importa más que el muerto; la boda, más que el amor; el físico, más que el intelecto”. Quizás la intención de poseer tantas cosas materiales o lujos innecesarios sea para fomentar la apariencia y dejar de lado la misma esencia humana. Entonces, la vida y toda moral concerniente a la promoción del ser humano se subyugan a realidades extrínsecas como el dinero, el poder u otras cosas que propicien exclusivamente la sobrevivencia individual sin que importen los demás ni lo demás.

Con este tipo de pensamiento deshumanizante, el hombre es, efectivamente, un lobo para el hombre; por eso, el hombre persigue, caza y devora –cual lobo a sus presas– a otros hombres; se vuelve como un animal salvaje en contra de los demás. Entonces, para quienes viven así, cualesquiera que pudieran representar un riesgo (para que no se concrete ese pensamiento) tienen que ser eliminados o neutralizados.

Todo eso induce a afirmar que una parte de nuestra sociedad se está volviendo tanatólatra, dado que se encamina a aceptar, promover o cometer incluso la muerte de los demás con tal de sobrevivir cual ese lobo que menciona Thomas Hobbe. La tanatolatría es la veneración social de la muerte. El término “tanatolatría” proviene de dos verbas de origen griego: Θάνατος (tánatos) que significa ‘muerte’ y λατρεια (latría) que significa ‘veneración’.

Al ser una veneración que pone en contradicción a nuestra moral, necesita emplear falacias para ser argumentada, justificada o por lo menos sublimada por quienes padecen y promueven la tanatolatría. Incluso en el vocabulario social encontramos esas diversas frases falaces empleadas por los tanatólatras, tales como “merece la muerte”, “hay que matarle para descansar de él/ella”, “habría que fusilarle”, “debería ser quemado/a en la plaza pública hasta morir”, “debería permitirse la pena de muerte”, “muerto el perro se acaba la rabia”, etcétera. En este contexto, vale mencionar la sabiduría china: “si matamos a todos los ‘malos’, no quedaríamos los buenos sino los asesinos”. La promoción y/o aceptación de la legalización de la pena máxima (pena de muerte) es una de las tantas formas de sublimar un gran deseo de asesinar o ver morir a la gente. Podríamos decir que quienes promueven o aceptan la pena de muerte son tanatólatras, asesinos potenciales o incluso asesinos reprimidos. Este tipo de pensamientos nos encamina a la tanatolatría; estas ideas nos conducen paulatinamente a venerar socialmente la muerte de los demás.

Cuando el filósofo Thomas Hobbe habla de que el hombre es un lobo para el hombre, no está promocionando esa idea sino simplemente sintetiza lo que observa en la sociedad y trata de advertirnos sobre ese hecho para que podamos humanizarnos nuevamente. De hecho, la sociedad necesita recuperar su humanidad deteriorada a causa de pensamientos que infravaloran la vida y al propio ser humano. Ni el dinero, ni el poder ni los lujos están por encima del ser humano sino al servicio de éste. Con un mínimo de razonamiento podemos notar que el ser humano –en su integridad– es el bien más preciado, por lo que todo pensamiento irracional o idea que pretendan sostener lo contrario no pueden ser aceptados por una sociedad que se precie de ser racional.

Al Vino.

COMMENTS