¿Qué tanta envidia estás sintiendo?

HomeColumna

¿Qué tanta envidia estás sintiendo?

  El periodista Juan Carlos Pérez de la BBC realizó una entrevista, en plena cuarentena, vía online, al reconocido filósofo español Fernando S

LA COLUMAN DEL POLEMICO Por Marcial López – TODO DEPORTES
Piropo, halago ¿ACOSO?
Ansiedad y depresión en tiempos del coronavirus

 

El periodista Juan Carlos Pérez de la BBC realizó una entrevista, en plena cuarentena, vía online, al reconocido filósofo español Fernando Savater. De entre las preguntas hechas por los lectores, una en particular traigo a colación: “¿Cómo encaja la envidia en la premisa de la solidaridad en una cuarentena inteligente?”. A lo que Savater responde: “La envidia es un mecanismo que a veces estropea la vida de las personas […] Por otra parte, la envidia es la cualidad, el vicio ―si se quiere― más democrático que hay; gracias a la envidia funciona la democracia […] La envidia inventa mecanismos de control; gracias a la envidia sospechamos de aquellos que les va demasiado bien”.

Si pudiéramos medir la envidia en una escala de 1 a 10, donde 1 es poco o nada de envidia y 10 es muy envidioso, ¿cuánto crees que sentís envidia? Pues, gracia a la envidia se logra detectar los casos de “tapabocas de oro”, por ejemplo. Sin embargo, tal parece que no todos somos envidiosos. ¡Por supuesto que no! Algunos tendrán 1 o 3 de 10 en la escala de medición imaginaria. ¿Por qué habría de envidiar si no ha matado a nadie?, se preguntarán más de uno; “el que puede, puede”, no faltará otro.

Dado que los mecanismos constitucionales y legales de control no funcionan, pues, recurramos a la envidia y comencemos a “hablar mal contra las personas que les va muy bien en plena crisis”. ¡Pero qué decís! ¡Eres un envidioso! Queres ingresar a ese puesto y por eso críticas a los políticos, intendentes, gobernadores, fiscales, jueces, y otros, ¿verdad?

Ya no es necesario recurrir a la resistencia civil cuando las instituciones no funcionan, dado que se corre riesgo de que no resulte y terminemos todos presos; más bien deberíamos crear tendencias en redes sociales; poner por ejemplo un hashtag #SentimosEnvidia o tal vez #LaEnvidiaNosUne.

Todas las propagandas de los que se iban a concretar con préstamos hecho por el Gobierno, la mayor parte quedó en la nada. Solamente hubo escasos procesos judiciales abiertos, sin que hasta la fecha se haya avanzado mucho. De la alguna manera, gracias a algunos periodistas “envidiosos”, se supo que los negociados con el Estado en contexto de una pandemia y la respuesta del gobierno en imponer una cuarentena sanitaria (de dudosa constitucionalidad), se logró que el Ministerio Público realice algunas acciones tendientes a enjuiciar a los involucrados.

La buena imagen que estaba dando el país en la lucha contra el covid-19, terminó explotando la burbuja. Con instituciones débiles resulta sumamente difícil que los casos de corrupción paren en circunstancias como las que estamos viviendo.

Por eso creo que es mejor utilizar el mecanismo de control a través de la forma “purificada de la envidia”. Al decir de Savater: “¡la envidia tiene su lado bueno!”. Por eso te pregunto: ¿qué tanta envidia estás sintiendo?

Correo: carcav32@gmail.com | Twitter: @3CAV | Facebook: Carlos Alberto Valdez | Instagram: carlos_alberto_valdez

 

COMMENTS