Piropo, halago ¿ACOSO?

HomeColumna

Piropo, halago ¿ACOSO?

Por Faty Paredes Hace unos días mirando mi red social de Instagram, me percate de una repetida imagen en las historias, se trataban de denuncias po

¿Qué viene después de la ‘cuarentena inteligente’?
Homenaje de Gratitud al Dr. Juan Luciano Mareco
¿Qué necesitamos para “SER ALGUIEN”?

Por Faty Paredes

Hace unos días mirando mi red social de Instagram, me percate de una repetida imagen en las historias, se trataban de denuncias por parte del público femenino sobre un caso de acoso en una conocida cadena de supermercados local: desde palabras de aliento y apoyo, denuncias personales acerca de experiencias propias del mismo tinte en la misma cadena de supermercados, hasta comentarios apoyando o desprestigiando dichos actos.

La denuncia mencionada era realizada subiendo el screen de un perfil personal, con una anécdota nada agradable de leer que rezaba lo siguiente “No soy de hacer esto, pero me da tanta rabia, me fui a (nombre de la cadena de supermercados) a comprar algunas cosas para cocinar, y no podía comprar tranquila de los tipos que estaban en la carnicería porque me gritaban cualquier cosa, encima estaban en el pasillo, ni siquiera en la carnicería (…) No es la primera vez que me pasa, que los empleados me miran asquerosamente o me dicen cosas..”

Esta era una situación que era experimentada por varias otras mujeres, pero ¿Qué nombre darle a esta situación? ¿Se trata de acoso o era una simple forma de halago?

Para trazar la línea entre una expresión y otra es importante tener siempre presente el concepto de la palabra CONSENTIMIENTO que según Wikipedia es “Enunciado, expresión o actitud con que una persona consiente, permite o acepta algo. “

Según una entrevista con García Huerta, especialista en Derechos Humanos a la revista virtual MILLENIO 2020 “Los piropos representan una forma de violencia sexual que se traduce en mecanismos de acoso. Cuando son dirigidos por personas desconocidas hacia mujeres (principalmente) se refuerza la idea de que su cuerpo puede ser observado, cosificado y apropiado por sujetos desconocidos en donde el consentimiento de las mujeres no representa un elemento a considerar”

Entonces surgió la incógnita de ¿Dónde se traza la línea entre halago y acoso? Lejos de cualquier concepto confuso o complicado de entender lo que los diferencia es la palabra “consentimiento”.

“El piropo, entonces, puede ser una forma de acoso verbal y es distinto del halago, en tanto que éste es bienvenido. El cumplido puede recibirse de parte de una pareja, o amigo, prospecto o familiar, en un contexto determinado y consentido mediante distintos factores mientras que un piropo, que usualmente escuchan las mujeres en sitios públicos por parte de desconocidos, se recibe SIN CONSENTIMIENTO ALGUNO”.

Encargados de la cadena de supermercados se habían puesto en contacto con la mujer que realizó la denuncia de acoso verbal en sus redes sociales para informarse de la situación y finalmente tomar las medidas necesarias.

Se podría decir que esta es una historia con un final, pero, ¿Cuantas historias similares le pasan diariamente mujeres de todo el mundo sin habérselo comentado a nadie?

Cuando era chica, había escuchado que esto era parte de ser paraguayo, que los “piropos” eran una de las raíces mas profundas de nuestra cultura, ¿Es momento de etiquetarlo como ACOSO?

COMMENTS