Los antivacunas lastran el avance de Israel en la lucha contra Covid-19

HomeMundo

Los antivacunas lastran el avance de Israel en la lucha contra Covid-19

Alrededor de un millón de adultos rechazan vacunarse contra el Covid-19. Todo el esfuerzo para controlar la pandemia se perdió en dos meses y el país

Fiscalía puede investigar caso Trovato, según penalista: «Ley de soborno deportivo está vigente»
Brasil alcanza a Uruguay en la cifra de finales desde 1916
Covid-19: Uso de plasma reduce hasta en un 38% el riesgo de internación en UTI

Alrededor de un millón de adultos rechazan vacunarse contra el Covid-19. Todo el esfuerzo para controlar la pandemia se perdió en dos meses y el país vive ahora una cuarta ola de contagios.

La abundancia de vacunas, su rápida administración y una efusiva vuelta a la normalidad generaron en Israel una ilusión pospandémica que se evaporó en pocos meses, debido en gran medida al estancamiento en las cifras de inoculados, ya que más de un millón de adultos se niegan a vacunarse.

Israel fue de los países pioneros en iniciar la inoculación, el pasado diciembre y con la vacuna Pfizer, con una campaña que en poco tiempo posicionó al país como líder mundial. Con ello volvió la ansiada normalidad bajo la forma de conciertos, eventos masivos y caras destapadas, pero la fiesta terminó antes de lo pensado.

AUMENTO DE CASOS. Un incesante aumento en los casos desde hace dos meses ha sumergido al país en una cuarta ola de Covid-19 -la primera posvacunación-, con cifras de contagios diarios que rondan los 8.000 y se acercan a los máximos registrados en enero, y con una tasa de positivos en torno al 6%, tras haberla reducido a prácticamente cero en junio.

CONJUNCIÓN DE FACTORES. Según los expertos, esta cuarta ola se ha consolidado por la conjunción de una serie de factores: la propagación de la agresiva variante delta, una errónea sensación por parte de la población de que la pandemia había terminado, el declive de la inmunidad entre los vacunados y la gran cantidad de personas que no quieren recibir la vacuna.

Mientras 1,1 millones de personas se niegan a recibir la vacuna -el 12% de la población- el país ha centrado sus esfuerzos en acelerar una también pionera campaña de la tercera dosis, que ya han recibido más de 1,4 millones de personas mayores de 40 años desde que comenzaran a aplicarla en julio.

Aunque los ensayos preliminares muestran su efectividad en elevar anticuerpos -un 86% en mayores de 60 años-, la campaña previsiblemente chocará con el mismo obstáculo: los que no quieren recibir el pinchazo.

VACUNACIÓN ESTANCADA. Tras superar los cinco millones de inoculados a mediados de marzo, Israel, con poco más de nueve millones de habitantes, observó con sorpresa un repentino aplanamiento de la curva de vacunados, que se ha estancado en casi 5,5 millones de inoculados con ambas dosis.

Las cifras del Ministerio de Sanidad evidencian que la cantidad de personas que rechazan la inyección varía con la edad: un 20% de los adultos de entre 20 y 50 años no quiere recibirla; entre los 50 y los 70 años son alrededor de un 15%; y entre quienes superan esa edad el porcentaje es menor al 10%.

«Los no vacunados están sobrecargando el sistema», explica a Efe Nadav Davidovitch, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Ben Gurión y asesor del Gobierno israelí en la gestión de la pandemia del coronavirus, que señala además que la población de riesgo que decide no vacunarse es la principal razón por la cual los hospitales están recibiendo cada vez más casos serios.

Pobreza e ignorancia
Según el profesor Bishara Bisharat, miembro del gabinete de asesores del Gobierno israelí, el denominador común entre quienes no se quieren vacunarse no radica en cuestiones religiosas, políticas o ideológicas, sino en la pobreza, la falta de conocimiento en cuestiones de salud y la dificultad de acceder a información confiable, algo que aplica a la minoría árabe de Israel y a las comunidades judías ultraortodoxas. A estas minorías se agregan además personas de todo el país, que no tienen un patrón claro.

COMMENTS