Bandanas, accesorio que adoran actrices, estrellas del rock y princesas

Bandanas, accesorio que adoran actrices, estrellas del rock y princesas

Las bandanas, pañuelos al más puro estilo pirata, que con tanto glamur lucieron Audrey Hepburn, Grace Kelly, Jacqueline Kennedy o Brigitte Bardot vuelve a estar de moda, son el accesorio favorito de Rihanna, Carlota Casiraghi, las hermanas Hadid o Kendall Jenner.

La historia de la moda cuenta que este humilde accesorio -un trozo de tela en forma de triángulo- tuvo su origen en Oriente. En el siglo XVIII, las bandanas llegaron a Occidente a través de la ruta de la seda y los británicos fueron los primeros en usarlas, rápidamente se popularizaron en Europa

En el Lejano Oeste también cuajaron estos pañuelos entre cuatreros y vaqueros, un complemento que desplegó las alas de la sofisticación durante los felices y locos años 20 cuando las damas de la alta sociedad los lucían de seda combinados con plumas, vestidos brillantes, collares de perlas y tacones, siguiendo el estilo de la excéntrica cantante y bailarina Josephine Baker.

Ya se sabe que unas personas se suben al carro de la moda sin más, y otras crean tendencias, las llevan a su terreno, las hacen suyas, es el caso de la divina Audrey Hepburn, que de forma elegante y selecta, las lucía a modo de turbante, dejando el flequillo fuera.

De manera más sensual solía llevarlas Elizabeth Taylor, a quien «le gustaba colocar sobre su voluminosa melena y dejaba caer los extremos sobre los hombros», ha explicado este martes a Efe, Pepa Fernández, experta en comunicación de moda.

En los 70, cuando reinaba la estética hippy, Brigitte Bardot defendió la bandana con coquetería y cierta candidez, mientras que Jacqueline Kennedy y Grace Kelly se decantaron por un estilo más relajado y bucólico, «con las gafas de sol encima del pañuelo», detalla Fernández, quien recuerda que la princesa de Mónaco también solía llevarlas sofisticadas con «detalles de lujo» para acompañar un vestido de noche.

La actriz Helen Mirren, aún hoy, sigue luciendo pañuelos a modo de diademas tal y como hacía en la década de los años setenta cuando se decantaba por modelos estampados y con una lazada a la altura de a nuca.

Las bandanas, además de causar furor en la comunidad hippy, también ganaron popularidad entre los raperos estadounidenses quienes defendían que este accesorio formaba parte del patrimonio cultural de África.

Al igual que el pantalón vaquero, este accesorio fue conquistando poco a poco a toda la sociedad, la adoptaron punkies, raperos, moteros y estrellas de la música como Bruce Springsteen o Madonna, ambos los han lucido con el clásico estampado de amebas, también llamado «paisley».

Las bandanas son de largo recorrido. Van más allá del paso del tiempo, edad, gusto y estilo personal. Beyoncé, Paris Hilton, Jennifer Lopez, Rihanna o Britney Spears son solo algunas de las «celebrities» que lo han utilizado.

Uno de los más llamativos y lujosos fue el que lució Rihanna, un modelo en forma de rejilla hecho con cientos de cristales Swarovski, con el que en 2014 recogió el premio como Icono de Moda en los CFDA, diseñado por Adam Selman.

Este pañuelo también ha conquistado el armario de la aristocracia. Carolina de Mónaco lo adora, es su favorito para días de asueto en la bucólica provenza francesa o en lujosos rincones de la costa azul.

Carlota Cashiragi, Olympia de Grecia o Pauline Ducruet se apuntan a esta tendencia que el ciclo de la moda vuelve a poner en el circuito como se ha visto en los desfiles de moda de Jorge Vázquez, Dior, Gucci, Jacquemus o Dolce&Gabbana. EFE

Deja una respuesta