Amor a lo violento: Hibristofilia ¿En Paraguay?

HomeColumna

Amor a lo violento: Hibristofilia ¿En Paraguay?

Por Faty Paredes El nombre “Hibristofilia” ha saltado mucho últimamente en el top de palabras en tendencia en Paraguay, esto a causa de que la figu

¿Qué tanta envidia estás sintiendo?
¿Qué necesitamos para “SER ALGUIEN”?
¿Qué viene después de la ‘cuarentena inteligente’?

Por Faty Paredes

El nombre “Hibristofilia” ha saltado mucho últimamente en el top de palabras en tendencia en Paraguay, esto a causa de que la figura de Bruno Marabel fue enaltecida por varias mujeres vía redes sociales por su gran atractivo físico o eso fue lo creíamos viendo esta acción de manera superficial.

Bruno Marabel es un joven de 21 años, criminal condenado con la pena máxima de 40 años de cárcel en nuestro país. Bruno fue acusado de realizar quíntuple homicidio en la tristemente llamada “Casa del horror” en la capital del país.

La hibristofilia podría ser catalogada como una parafilia, es decir que la persona que la padece tiene una vida sexual anormal, sobre el tema, el Lic. Vittorio Ramírez – Psicólogo Clínico nos comenta “Según el DSM V (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders ) de la APA (American Psychiatric Association); una parafilia es un patrón de comportamiento sexual a objetos, situaciones, actividades o individuos atípicos”.

Si bien la “Hibristofilia” es un término desconocido, este comportamiento anormal es reconocido mundialmente con varios casos llamativos a lo largo de la historia de la humanidad, lastimosamente, solo los casos más extremos son viralizados, lo cual explicaría el por que muchas personas no lo logran reconocer como algo “anormal” y finalmente no buscan ayuda, no dándole la importancia necesaria para llegar su relevancia – “Si Bien la Hibristofilia, que es conceptuada como la atracción y amor que sienten ciertas mujeres por delincuentes violentos, agresores sexuales, asesinos y maltratadores, no está codificada aún en el manual, probablemente porque falta estudiarla aún como para considerarla un ente diagnosticable, es considerada como una parafilia” nos lo aclara el Lic. Vittorio Ramírez.

Cuando hablamos de que este comportamiento es reconocido históricamente nos saltan nombres como el de Ted Bundy y Charles Mason, dos ejemplo clarísimos del concepto que manejamos sobre este término así como también de las dos divisiones que se le da: Pasivo y Activo.

Uno de los ejemplos más conocidos de hibristofilia es el numeroso grupo de mujeres que se obsesionó con Ted Bundy después de su arresto. Ted Bundy recibió miles de cartas por parte de mujeres cuando estaba en la cárcel, esto es conocido como Hibristofilia Pasiva: estos personajes violentos son admirados por sus actuares criminales, mas solo llegan a eso, a ser admirados.

El fenómeno de las ayudantes empedernidas de Charles Manson también es un ejemplo de hibristofilia, esto es conocido como Hibristofilia Activa, ya que sus seguidoras, cegadas por su admiración hacia el, cometieron actos atroces en su nombre.

Apenas alado nuestro en el vecino país Argentina un caso sobre el tema llamó la atención de todos causando disgusto y curiosidad hace unos años atrás, “El periódico” un medio local lo describía así “Todo está listo para que Edith Casas, de 22 años, se case en Pico Truncado, provincia de Santa Cruz, con Víctor Cingolani, el hombre que ha sido condenado a 13 años de prisión por el asesinato de la hermana gemela de su futura esposa. Ellos han decidido jurarse ante un juez lealtad en las buenas y en las malas, nada menos que el 14 de febrero, día de San Valentín.”

Sobre el tema podemos dar varios detonantes, como por ejemplo el sensacionalismo que se da en los medios sobre los hechos violentos, asi como también los ejemplos que consumimos en el sector de entretenimiento sobre el tema, ya sea música, cine, teatro u otro. ¿Quién no ha admirado alguna vez al villano?

Actualmente, los medios de comunicación inciden en gran medida en la frecuencia de aparición de personas con comportamiento agresivo. No es extraño presenciar constantemente imágenes sobre homicidios, agresiones, violaciones u otros actos violentos, sin importar el horario en el que se proyectan, llegando a provocar una gran controversia en la audiencia debido a las constantes infracciones que ejecutan programando dichas secuencias que vulneran la franja destinada a la población infantil.

La psicóloga forense Katherine Ramsland afirma que la atracción que estas mujeres sienten por estos asesinos y criminales se debe en gran parte a causas psíquicas. Las mujeres que terminan casándose con asesinos lo hacen porque están convencidas de que con su amor podrán cambiar su comportamiento y convertirlos en hombres “buenos” aunque también determina que en otros casos la finalidad única y exclusiva es obtener notoriedad y salir de su anonimato. Los psicólogos Richard Wranghram y Dale Peterson, añaden una perspectiva biológica. Sus argumentos, que vienen respaldados por los estudios realizados a primates, afirman que las mujeres tienden a buscar al hombre dominante, fuerte, que sea capaz de proteger su vivienda y a su familia, aunque para ello tenga que matar.

La hibristofilia tiene un mayor padecimiento en mujeres antes que hombres por un principio básico, existen más criminales violentos hombres que mujeres, por lo tanto teniendo en cuenta el porcentaje de preferencias sexuales en relación con la cantidad de mujeres que existen en el mundo nos lleva a la conclusión de que la hibristofilia lo padecen más las mujeres heterosexuales, no así excluyendo de igual manera a los hombres.

Bruno Marabel hizo una nueva pareja durante la estancia que lleva en la cárcel, gracias a las redes sociales. Incluso tuvo un hijo con la joven, cuya identidad se desconoce.

El muchacho fue condenado a pasar 40 años en prisión el lunes, por matar a su exesposa Dalma Rojas, sus dos hijastros y sus suegros.

En las redes sociales, la gente expresó duras críticas a las internautas que lo halagaron por su belleza al peligroso criminal.

COMMENTS